La ignorancia de las Leyes no excusa de su cumplimiento (Artículo 6.1 Código Civil)

miércoles, 2 de junio de 2010

Otorgamiento de poderes "apud acta"

Todos conocemos las ventajas que supone otorgar poderes “apud acta” de representación procesal a favor del Procurador, ante el Secretario Judicial, cuando iniciamos un procedimiento judicial o contestamos a la demanda de contrario, con el consiguiente ahorro que implica no tener que otorgar necesariamente un poder notarial, a pesar de la incomodidad que supone hacer desplazarse al cliente al Juzgado para su firma.

La Ley 13/2009, que entró en vigor el pasado 4 de mayo, ha introducido dos novedades al respecto:

1ª. El otorgamiento “apud acta” podrá ser conferido por comparecencia ante el Secretario Judicial de cualquier Oficina Judicial (art. 24.1 Ley de Enjuiciamiento Civil).

2ª. La no necesidad de que comparezca el procurador (art. 24.2 Ley de Enjuciamiento Civil).

En consecuencia, se podrá otorgar poder “apud acta” en cualquier Oficina Judicial, fuera del Partido Judicial en el que presentaremos la demanda o contestación, con la misma libertad que tenemos si lo hiciéramos ante cualquier Notario.

La Secretaría General de la Administración de Justicia, mediante Instrucción 3/2010, de 11 de mayo, ha efectuado al respecto las siguientes matizaciones:

1º. Si el apoderamiento que se otorga tiene como destino su presentación en el procedimiento que se encuentra iniciado, deberá expresarse el número de procedimiento y el órgano que conozca del mismo.

2º. Si el apoderamiento se otorga con relación a un procedimiento que aún no se ha iniciado, deberá expresarse el Partido Judicial en el que debe surtir efecto.

3º. Se establecerán las medidas oportunas para que, cuando el poder quiera otorgarse en la misma localidad en que se sigue el procedimiento, sea el Secretario Judicial del órgano que conoce del mismo el que lo autorice.

Salvando esta última matización, encuentro a esta reforma importantes ventajas, desde el punto de vista de que podemos interponer una demanda en Alcalá de Henares, acompañada de su apoderamiento “apud acta” a favor del Procurador que nos represente, otorgado en cualquier Oficina Judicial de Valencia, sin necesidad de hacer pagar al cliente un poder notarial. Esperemos que el Estado, en su afán recaudatorio (véase el depósito para recurrir introducido por la Ley Orgánica 1/2009), no establezca una nueva tasa para esta actuación. No les demos ideas.
votar

1 comentario:

  1. FERNANDO SANMARTIN19 de enero de 2011, 20:59

    En relación al presente artículo quisiera hacer mención de una cuestión que sin ser un error puede inducir a confusión, esto es, aunque bien es cierto es la Ley 13/2009 la que expresamente estatuye la innecesariedad de comparecencia del Procurador para la aceptación de la representación procesal otorgada, lo bien cierto es que, anteriormente, es decir, antes de la Ley 13/2009, "tampoco" era necesaria la presencia del Procurador al acto del apoderamiento, de forma que el legislador lo único que ha preceptuado ha sido corroborar la práctica forense. FERNANDO SANMARTÍN

    ResponderEliminar